¿Qué es la facturación electrónica?

¿Qué es la facturación electrónica?

 
 

Casi todos hemos escuchado el término “facturación electrónica”, al menos una vez. Y es que desde el año 2002, el estado ecuatoriano a través de la LEY DE COMERCIO ELECTRÓNICO, FIRMAS ELECTRÓNICAS Y MENSAJES DE DATOS, inició con las primeras leyes que daban reconocimiento jurídico a los medios electrónicos en el país.

Pero, ¿Qué significa facturación electrónica en realidad? Según la página oficial del SRI lo definen como: “un documento que cumple con los requisitos legales y reglamentarios exigibles para todos comprobantes de venta, garantizando la autenticidad de su origen y la integridad de su contenido.

Sin embargo, yo lo defino como un conjunto de normas expedidas y normadas por el SRI, que permiten reemplazar las facturas de papel por facturas digitales a través del uso de medios electrónicos.

Para explicarlo mejor, leamos el siguiente ejemplo:

En su forma tradicional, antes de emitir una factura debemos acudir a una imprenta autorizada por el SRI y comprar un talonario de facturas de papel, ¿cierto? Estos talonarios tienen un número de autorización único que viene impreso en el papel junto con el número del documento.

Al emitir una factura debemos llenarla con los datos necesarios, realizar los cálculos correspondientes y firmarla a mano, entregamos el original al cliente y nos quedamos con una copia que debemos guardar mínimo 5 años en nuestros archivos.

Con la implementación de la facturación electrónica, no existen más papeles.

Todo el proceso se hace de manera digital desde un software de computadora, el SRI autoriza cada factura electrónica desde internet y podemos enviarla a nuestro cliente por correo electrónico.

Ya no debemos almacenar copias de facturas de hace 5 años atrás, ya que el SRI, reconoce al instante cada factura que hemos emitido e incluso cada factura que hemos recibido.

Quizás aún te plantees, ¿cuáles son sus beneficios?

El uso de la facturación electrónica trae consigo un sin número de beneficios que los contribuyentes podemos y debemos aprovechar:

  1. No más errores de cálculo o al llenar datos.
  2. Rapidez de consulta y reportes.
  3. Ahorro en gastos de papelería.
  4. Archivo y procesos administrativos mucho más eficientes.

Incluir estos beneficios desde ya en su trabajo o negocio es fácil y rápido, solo depende de usted.

 

Ricardo Loor

CTO/Founder Facturero Móvil